Libro LA RESURRECCIÓN (La Guerra de los Dioses nº 4) PDF

13 de marzo de 2016
Las almenaras ardieron con enojo cuando las atalayas avizoraron a la Hueste de Némaldon marchar. El fruto de centurias de conjuros y un sacrificio preciado resucitó al gobernador de las tinieblas, y con ello despunta una venganza cuya planificación lleva cuatro siglos. Los tambores de guerra resuenan, la tierra tiembla y los cielos son ocupados por la sombra. Los mazos lloverán sobre los muros de los castillos, las lanzas volarán a quitar vidas, mientras los campos correrán con la sangre de los inocentes. 


El dios de la Luz debe visitar a un espíritu poderoso que le pueda conferir los detalles de los males que están por desarrollarse. Joven y apenas amaestrando las cualidades de su existencia, debe recurrir a una arcana sabiduría que lo guíe durante estos tiempos turbulentos. 

Amores y corazones son enardecidos con la pasión de un amor que apenas flagra; legendarias canciones se cantarán por aquellos que han caído durante la ardorosa batalla. ¿Qué será del mundo El Meridiano durante una época nefasta que desatará una guerra abismática? ¿Vencerá el bien sobre el mal, una batalla tan arcana como el origen del universo?


Información

Publicado: 13 de marzo de 2016
Editorial: Pablo Andrés Wunderlich Padilla
Idioma: Español
Nº de páginas: 400

Pablo Andrés Wunderlich Padilla

Soy un autor guatemalteco del género de la fantasía y de la ci-fi. Cuando no estoy decantando mi imaginación en el ordenador, soy un médico internista de profesión. Me gusta el café, meditar, el cross-training, y la lectura ¡pues claro!. 


Para mí no existe mayor placer que conocerte ti, la persona que se ha tomado el tiempo para leer una de mis obras. Por favor, escríbeme un correo a authorpaulwunderlich at gmail. Cuéntame qué piensas de mis escritos. ¡Será un placer conocerte!


Te invito a conocer las dos series que escribo:


- La Guerra de los Dioses: una serie de fantasía.

- La Gran Cruzada Intergaláctica: una serie de ci-fi.


¡Nos vemos entre los párrafos!


Pablo.