Libro Mi cuerpo, mi cárcel (Segunda edición) PDF

1 de noviembre de 2016
“Estoy bien; estoy mal; me falta; me sobra; quisiera...; no me gusto; no me quiero; no puedo; empiezo mañana...” ¿Qué mujer no se ha dicho alguna vez (o muchas) estas frases?
¿Qué mujer no se ha sentido atrapada en un cuerpo que no coincide con el que ella desearía?
¿Qué mujer no quisiera –de una vez y para siempre– sentirse libre, vivirse bella y hacer las paces consigo misma?
Para así, una vez lograda esa libertad, poder comenzar un camino de autosuperación, dedicándose a hacer realidad –uno por uno– todos sus sueños.
Alejandra Stamateas, autora del best seller Mis hijos me vuelven loca, con lenguaje directo y muy sabio, nos propone la solución a este dilema del alma femenina, que ella conoce como nadie.

Un libro transformador para aceptar el desafío de ser una mujer fuerte en el mundo de hoy. 


Información

Publicado: 1 de noviembre de 2016
Editorial: V&R Editoras
ISBN: 9789877472059
Idioma: Español
Nº de páginas: 112

Alejandra Stamateas

Alejandra Stamateas tiene una Licenciatura en Ministerios Teológicos otorgada por el SITB (Seminario Internacional Teológico Bautista). Es Pastora del Ministerio Presencia de Dios en Buenos Aires, Argentina, donde dicta talleres y conferencias a los que asisten periódicamente miles de mujeres. Es docente de nivel primario y ha sido voluntaria de ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas de los Refugiados). Ha disertado en congresos y seminarios sobre temas relacionados con la mujer, la motivación, la estima y el potencial; fue conductora del programa “Mujeres fuertes” por la señal de Utilísima, y del programa "Tendencia", en Canal 9 Telearte S.A., Argentina. Asimismo, ha participado en diferentes programas de CNN y colabora con diversos medios gráficos, radiales y televisivos de América Latina.

Lleva publicados más de once libros, entre ellos: Estoy casada pero me siento sola, Mis hijos me vuelven loca, Mis emociones me dominan y Mujeres que brillan. Ha hecho presentaciones en España, México, Honduras, Cuba, El Salvador, Chile, Puerto Rico y en numerosas ciudades estadounidenses.